Carlos Be gana la XXXI edición del Premi Born de Teatre

A la tercera fue la vencida. Tras haber sido finalista del Premi Born en dos ocasiones, el escritor Carlos Be (Vilanova i la Geltrú, 1974) se hizo ayer con el preciado galardón teatral por la obra Origami, un texto escrito en catalán y cuyo título significa en japonés papiroflexia. Así lo anunció ayer en Ciutadella la portavoz del jurado de la XXXI edición, Antonia Bueno Mingallón, en compañía de la presidenta de la entidad cultural, Esperança Pons, quien con emoción declaraba que "por fin se había llegado al momento más esperado del año".
Bueno habló en representación del resto de los miembros del jurado, que en esta edición estuvo formado por Jordi Boixaderas, Joan F. López, Itziar Pascual y Màrius Serra, pero no quiso olvidarse de dos personas, Isabel Díaz y Joan Arrom, quienes se encargaron de leer las 112 obras presentadas para preseleccionar las 17 finalistas. El jurado celebró durante el presente mes dos reuniones de trabajo en Barcelona, en las que se debatieron de forma minuciosa los diferentes textos.

Un nivel muy alto

Junto a la obra de Be llegaron a la final otros tres títulos que contaron "con el apoyo de prácticamente el total de todos los miembros", explica Bueno, quien añade que "en otras circunstancias cualquiera de ellas podría haber sido la ganadora, pero hubo una que se perfiló desde el principio como firme candidata".

Y esa no fue otra que Origami, un texto que según Bueno conquistó a los miembros del jurado, entre muchas otras cualidades, por "su capacidad de enganchar al lector y tratarse de una obra que no deja indiferente. Por su alto nivel con ideas nuevas e interesantes y su aportación al panorama teatral". El jurado también elogió la obra de Be "por su arquitectura espléndida y su riqueza en símbolos potentes y polisémicos sobre la sociedad actual y la agilidad mostrada por el autor para manejarlos. Y al mismo tiempo, su acercamiento al planteamiento de las grandes obras clásicas".

La portavoz concluyó destacando que "se trata de una autoría muy sólida y de una gran madurez". Ya a título personal, Bueno añadió que tras la lectura del original, "le sorprendió la juventud del escritor ganador".

Por su parte, Pons destacó que el nivel alcanzado en la presente edición ha sido excelente, especialmente el de las otras tres piezas finalistas, que fueron La novia póstuma, Puzzle y Evita Montonera.

Papiroflexia humana

Be se mostró reacio a desvelar demasiados detalles sobre la historia que se relata en la obra, "ya que, en principio, el texto se tiene que defender por sí mismo", aunque explicó que la esencia de Origami tiene "mucho que ver con la papiroflexia humana. En ella se habla de todas las dobleces a las que puede llegar una persona en situaciones determinadas y ver cómo evoluciona". El autor resume su obra como "una indagación sobre la potencialidad que tienen las personas. Una búsqueda de libertad controlada y la exploración de nuevos límites. En definitiva, el texto es un juego".

El dramaturgo, quien confiesa que su relación con el mundo del arte "es vocacional, ya que no tengo una formación estrictamente teatral", cuenta en su currículum con tres obras estrenadas en Barcelona, dos de las cuales fueron finalistas del Premi Born: Eloísa y eel domador de mariposas y Noel Road 25: a genius like us, un texto con el que consiguió el Premio de Teatro Caja España 2001. Carlos Be también ha estrenado en la ciudad condal Enemigos, una versión de un relato de Antón Chéjov.

Edición del Born en gallego

El Cercle Artístic fue también testigo de un paso más en el crecimiento del Premi Born, cuya obra ganadora será publicada este año en la revista Galega de Teatro, tal y como acordaron ayer con la firma de un convenio el director de la publicación, Antón Lampereira, y la presidenta de la entidad cultural. Las dos partes consolidan así una relación que según anunciaron ayer podría llegar más allá, ya que se está negociando la posibilidad de que la presentación de la XXXII edición del galardón teatral se realice en tierras gallegas. Pons se congratuló de que el Born se pueda editar en 3 de las 4 lenguas del Estado.

Rubén Pérez Atienza
Diari Menorca

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios