Sobre

PAPIROFLEXIA HUMANA

Antonia Bueno, encargada de leer el acta del jurado de la XXXI edición del Premi Born que concede anualmente el Cercle Artístic de Ciutadella de Menorca, enumeró una serie de cualidades que les hicieron tomar la decisión de premiar a la obra escrita en catalán Origam. Entre ellas: “su riqueza de símbolos potentes y polisémicos sobre la sociedad actual y la agilidad para manejarlos; la capacidad de iluminar zonas oscuras del ser humano; su aportación al panorama teatral, la elección precisa de los recursos a utilizar, la sugerente idea del texto como los pliegues de la vida, que nos abre una perspectiva a nuevas dimensiones...” y terminaba con una frase misteriosa: “acabaré destacando que, en opinión de todos los miembros del jurado, se trata de una autoría muy sólida y de una gran madurez”.
Estas apreciaciones del jurado las habían expresado antes de conocer al autor y su personalidad y cuando pensaban que se trataba de “un autor catalán de unos cincuenta años”. Empezaron las quinielas hasta que apareció un joven de treinta y pocos, con una vocación literaria casi enfermiza, ganador de otros varios premios de teatro y de narración y que en anteriores ediciones del mismo premi Born había sido finalista como comprobó Joan López Casanovas que había sido jurado anteriormente y guardaba las fichas de sus deliberaciones. Lo descubrió al conocerse el currículo de Carlos Be.
Se habían presentado 112 obras y tras una selección exhaustiva realizada por Isabel Díaz y Joan Arrom, dieciocho ejemplares fueron leídos por el jurado compuesto por los mencionados Antonia Bueno y Joan López, junto a Jordi Boixaderas, Itziar Pascual y Màrius Serra, que tras las deliberaciones se decidieron por Origami, que significa papiroflexia en japonés, aunque Carlos Be aseguró que se trataba de “una papiroflexia personal, en donde se busca los pliegues de los personajes para ir componiendo figuras diversas”.
En la gala de proclamación del Premi Born que consiste en estatuilla, una dotación económica de 18.500 euros, más la edición de la obra ganadora en catalán, castellano y gallego, se homenajeó a la revista Primer Acto y en el Teatro Principal de Mahón se pudo ver Vells Temps del Nobel Harold Pinter dirigida e interpretada por Rosa Novell en un trabajo muy pulcro.

Carlos Gil. ARTEZ

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios