Muchas gracias, Soñadora de causas perdidas

El pasado 6 de junio, Soñadora de causas perdidas escribió un extenso comentario en la entrada Achicorias de Carlos Be en la II Mostra de Teatre Emergent de Terrassa. Quiero rescatar sus palabras en esta entrada de hoy. ¿Por qué? Porque a veces me pregunto el motivo por el cual me dedico al teatro y siempre, siempre, siempre la respuesta la hallo en otra gente. Como Soñadora.

Achicorias...

A menudo me sorprendo intentando descifrar palabras que la sociedad se niega a comprender. A menudo me sorprendo divagando sobre lo que nos rodea y sobre el modo en que nos enfrentamos a ello. A menudo me sorprendo asistiendo a espectáculos que, por ser considerados "emergentes", son relegados a un segundo plano. A menudo...

Sin embargo, el pasado día 24 de mayo quienes me sorprendisteis fuisteis vosotros. Sí, vosotros, The Zombie Company. Yo fui una de las afortunadas que asistieron a la representación en Terrassa de Achicorias, y hoy, dos semanas después, aún me sorprendo a mí misma recordando la obra. Ocurre sin más, de repente, sin buscarlo. Ocurre de un modo un tanto extraño, sin esperarlo, por sorpresa. Ocurre, y de eso estoy segura, porque ¡la obra lo merecía!

Pocas veces he asistido a una representación teatral similar. Todo estaba perfectamente cuidado. Los temas, los personajes, la puesta en escena, los detalles. Es una lástima que a una obra de la calidad y el nivel de Achicorias no se le preste la atención que merece. Sinceramente, creo que hicisteis un trabajo único, realmente brillante, excepcional. Y no quería dejar pasar la oportunidad de haceros llegar mi humilde opinión respecto a la que fue, sin duda alguna para mí, la obra de la temporada.

Desde aquí me gustaría felicitaros por vuestra profesionalidad, por vuestro saber hacer y, sobre todo, por el modo en que abordasteis un tema tan delicado como es la violencia de género. Una obra comprometida, una obra que denuncia lo que, desgraciadamente, ocurre casi a diario, una obra que da que pensar y que pretende despertar la conciencia de nuestra sociedad. Una obra... ¿cómo expresarlo? Las palabras se quedan cortas para poner de manifiesto lo que sucedió hace quince días en aquel teatro. Todo encajaba. La iluminación, la música, la dirección, los actores. Absolutamente todo.

Desde aquí me quito el sombrero por vosotros. Chapó por Fran Arráez y por Ester Aira, ACTORES con mayúsculas. ¡Estuvisteis deslumbrantes, sublimes, espectaculares! Nunca pensé que en una obra "emergente" podría hallar tanto talento junto. ¡Bravo por vosotros! Chapó, cómo no, por Carlos Be, que con su buen hacer supo imprimirle a esta obra la calidad que se merece y que, poquito a poco, le está llevando a buen puerto. Chapó, asimismo, por todos aquellos que, desde la sombra, ejercen su papel: me refiero a los responsables de iluminación, música, escenografía, realización, fotografía, diseño gráfico... A todos esas personitas que, de algún modo, también contribuyeron a que aquella noche un pedacito de mi alma se quedara sobre aquel escenario. Chapó, en suma, por el trabajo bien hecho, por el buen sabor de boca que dejasteis y por la sensación que nos inundó a todos los allí congregados: ganas de más Achicorias. Una lástima, sin duda, que sólo pudiéramos gozar de una representación en Terrassa. Pero bueno, estoy segura de que muy pronto esta obra despegará y será reconocida del modo en que se merece.

Mi más sincera ENHORABUENA. Ojalá esto sólo sea el principio del comienzo. Ojalá esto sólo sea el despegue de esas pequeñas Achicorias que crecen en los descampados, en las aceras y al borde de los caminos. Ojalá esta obra sirva para hacernos reflexionar un poquito y para que un día, al fin, podamos decir alto y claro que nadie crece ya al margen de la vida.

Gracias por ofrecernos vuestro talento el pasado día 24. Gracias por el modo en que lo hicisteis. Gracias por hacernos sentir que asistir a un teatro, aún hoy, vale la pena. Hasta pronto. Hasta siempre.

Saludos de una...

Soñadora de causas perdidas

Soñadora, de parte de todo el equipo que formamos The Zombie Company, muchas gracias. Tus palabras nos han llenado de ilusión, de verdad. Muchas gracias.

Carlos Be

PD. Qué más puedo decir. A veces también me quedo sin palabras. Las mejores veces, tengo que decir.

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios