Álvaro Pombo contraataca

No sé si recordareis el problema de identidad que sufro... No, no es que esté loco. Los locos –si es que existe la locura– son los demás... Os lo relataba hace poco, creo que en septiembre... Que la gente me confunde por la calle con Álvaro Pombo. Y es un suplicio, no quiero engañaros. Cierto que ambos escribimos, pero... ¿por qué con Álvaro Pombo? No me hace ninguna gracia que me tomen por él, será que no hay escritores... Si pudiera elegir, preferiría que me confundieran con Enrique Vila-Matas, por ejemplo, o con Tom Stoppard... ¡O Gustave Flaubert! Me encantaría que me confundieran con Flaubert, pero no con un Flaubert cualquiera, sino con aquel Flaubert que se adentró en la escritura de Bouvard et Pécuchet y nunca más salió...

La semana pasada, Ginés me rescató de este estado de angustia permanente en el que me hallaba sumido. Y lo consiguió al proporcionarme un nuevo punto de vista: la interpretación desde la ironía. Para quienes no le conozcáis, Ginés es... A ver... Ginés es... Ginés es difícil de clasificar. Quienes le conocen dicen de él que es músico e ilustrador, fotógrafo y... y... y... Para ellos también es difícil de clasificar. Ginés es... mucho más. Y además no me cabe la menor duda de que Ginés posee un gran corazón: lo sé por su inesperado regalo, que le agradezco con toda el alma porque responde a la sempiterna pregunta de cada mañana: ¿Por qué amar tanto la escritura?, y es que la escritura no es sólo escritura, es mucho más, como Ginés. Ambos son capaces de trascender el papel y convertirse en emoción y agitación, en movimiento, en acción e inspiración.


Ginés ha creado Cómo ser Pombo, un cómic que agarra por las orejas mi problema de identidad y lo reconduce hacia una tierna pesadilla que transita por en un mundo blanco y negro atestado de álvaropombos. Aquí lo tenéis: Cómo ser Pombo. Yo sigo maravillado. Cuando alguien logra reflejar al unísono la comedia y la tragedia, recibe el nombre de artista. Claro, ya lo decían quienes le conocen: Ginés es... mucho más.

PD. Estoy asustado. De nuevo. Desde esta mañana. Me ha llamado mi madre. Y me ha llamado Álvaro.

¿Quieres compartirlo?

1 Comentarios