Un beletrista en enero

¡Hola a todos!
quiero contaros un sueño que tuve la Noche de Reyes.

De nuevo, Álvaro Pombo


En efecto, lo que me faltaba: ¡soñar también con él! En el sueño, me encontraba en un vestíbulo muy parecido al de una oficina de Correos y, tras una ventanilla, Pombo me miraba por encima de sus diminutas gafas. Una cifra viró en el contador sobre su cabeza. En mi mano, un papelito con el mismo número. Me acerqué a la ventanilla y le pedí qué hacíamos los dos en Correos. Pombo me dijo que aquello no era Correos: «Estás en Estilos». De repente, un par de personas se colocan detrás de mí. «Date prisa con la consulta», masculla Pombo, «hay gente esperando». Ya no son dos, hay más de media docena de personas... Me pongo nervioso. ¿Por qué están todos aquí?, en la ventanilla de al lado no hay nadie y tras el cristal, Enrique Vila-Matas me mira aburrido.

LA CAJA PILCIK, Premio Serantes de Teatro

No sé qué preguntarle a Pombo, así que le cuento que a finales de diciembre recibí el Premio Serantes de Teatro, ex aequo con Josu Montero, por LA CAJA PILCIK, una obra muy dura sobre el estrago, tratado en clave de misterio y terror, y que a continuación me gustaría indagar en... «¡Abrevia!», me apremia Pombo.

The Zombie Company propone TORNIQUET

... pero con la dirección del nuevo proyecto de The Zombie Company apenas dispongo de tiempo para escribir, le explico. El espectáculo se titula TORNIQUET y en breve facilitaremos más información. De momento, avanzar que es obra para dos actrices y escrita a diez manos que gira en torno a las mujeres y a los torniquetes que se anudan en el cuerpo para no desangrarse.

Telón

Pombo no puede fruncir más el ceño. Le pido que me disculpe por hacerle perder el tiempo y me retiro, además está sonándome el despertador, así que me aparto. Una multitud rugiente se comprime contra la ventanilla y Pombo, que parece que hoy se despertará más tarde que yo, grita con el puño en alto: «¡Que sea la última vez que conviertes mi sueño en pesadilla!», antes de desaparecer engullido por las solicitudes de la turba.
Y despierto.

¡Un abrazo y hasta la vista!

Carlos Be, beletrista

¿Quieres compartirlo?

2 Comentarios