ENTREMÉS DE LOS QUERELLANTES de Santiago Martín Bermúdez

ANALES CERVANTINOS es una revista anual que, como describe el CSIC, «acoge todas las manifestaciones del pensamiento en torno a la figura de Cervantes, no sólo en lo que se refiere al hombre y a su obra, sino en todo lo que constituye su entorno».

Esta revista fundada en 1951 publica en su número 40 la obra ENTREMÉS DE LOS QUERELLANTES del encomiable Santiago Martín Bermúdez, una delicia de estilo e historia. Para saber de qué va, nada mejor que sus primeras líneas:

Elena: Que el acusado se ponga en pie.
Así, en pie. Para recibir las imputaciones que se le acumulan.
Para que sepa que no todo son glorias, halagos, elogios y encarecimientos.
Que yo, Elena Osorio, tengo de hacerle graves acusaciones.
Señor Miguel de Cervantes: ¿confiesa haber escrito un libro sobre cierto ingenioso hidalgo don Quijote de la Mancha? Lo confiesa, ¿verdad?
Y eso cree vuestra merced que es motivo de orgullo.
Yo no diría tanto. ¿Y que por qué no lo diría?
No lo diría por lo mucho que hay escrito en ese libro contra la mujer, contra su condición y su naturaleza, y a favor de su maltrato y desdén. Siempre Dulcineas ideales, siempre bellas mujeres, pastoras o hidalgas, criadas o campesinas. Bellas, bellas, muchas bellas. Rijoso es el tal Cervantes. Rijoso y propicio a hacer de las mujeres bellos objetos de ornato, nunca seres humanos libres en albedrío. ¡Ya está bien! Las mujeres quieren menos homenajes ideales, y más libertad y autonomía. Las mujeres quieren ser menos Dulcineas, menos Marcelas, menos Doroteas y menos Quiterias, y que alguna vez se las considere Quijotes.
En consecuencia, pido la condena del acusado, pido la condena de ese hombre que desdeñó a las mujeres en ese libro demasiado famoso para contener tanto vilipendio.

¿Quieres compartirlo?

2 Comentarios