Kiku Mistu

Conocí a Kiku Mistu en su sede de la calle Palau número 5 de Barcelona. Corría el año 1995, creo. Aquel enclave, conocido como Centre Cultural Imaginari, es uno de los pocos lugares que añoro en la Barcelona contemporánea.

Fue Kiku Mistu el primero en hablarme con emoción de Joan Brossa, por lo visto eran vecinos, uno vivía encima del otro o el otro encima del uno. Me llamó mucho la atención la marca en su mejilla. Le pregunté por su origen. Recuerdo también que, mientras hablábamos, se columpiaba en una silla de metal prendida al techo con cadenas.

Entrar en el Centre Cultural Imaginari suponía cruzar una puerta de doble dirección cuyas hojas, al dejar de batirse, dan paso al silencio reside la imaginación en estado activo, tanto fuera como dentro de nosotros mismos. Un silencio que escapa a cualquier adjetivo. Costaba regresar de nuevo a la realidad, pero al final tenías que hacerlo y encontrabas, a la izquierda de la salida, un confesionario.

En la actualidad, Kiku Mistu se ha asentado en Segura (Tarragona). En el nuevo Centre Cultural concibe sus proyectos más recientes. Entre ellos, HISTORIAS PARA HOMBRES Y MUJERES BUENOS, que emplazará su Haimmaginaria ambulante en Olot los próximos 23 y 25 de abril. No os lo perdáis.

Fotografía © Cia. Kiku Mistu

¿Quieres compartirlo?

2 Comentarios