Josu Montero escribe sobre Llueven vacas y La caja Pilcik (actualizado)

En la prensa especializada de este mes de septiembre de 2009, Josu Montero escribe sobre las dos últimas obras publicadas por Carlos Be. Con su artículo de Artez, y de la mano de Llueven vacas (Arola Editors, 2008) y La caja Pilcik (Editorial Artezblai, 2009), el poeta, dramaturgo y crítico literario se adentra "En lo más profundo del bosque":

Explora el autor lo monstruoso, pero también las normalidades monstruosas; como dice Petr Petlan: «Es una caja absolutamente normal. En ello reside toda su monstruosidad. En su normalidad. Hay que crear el monstruo rápidamente. No les interesa que sea tan humano como ellos, prefieren ignorar que ningún monstruo puede vivir más allá de nosotros mismos». Y eso es lo escalofriante. Plantea el autor cómo esta violencia es muchas veces aceptada o alimentada por la propia víctima (Llueven vacas) o cómo es sustentada y envuelta, cuando no estimulada, por una violencia social estructural (La caja Pilcik). Obras inquietantes que no podemos leer sin un profundo desasosiego ya no anímico sino físico.

Y, en concreto, sobre Llueven vacas:

Llueven vacas parece ubicarse en el ámbito del absurdo, pero poco a poco nos damos cuenta de que el único sinsentido es la relación de poder y de dominación que él impone y ella acepta; esos juegos de hacerle comulgar con ruedas de molino que ella traga no sabemos muy bien si por amor o por miedo o por ambos.

Y sobre La caja Pilcik:

La caja Pilcik es una obra más ambiciosa y redonda, de mayor complejidad. La acción se sitúa en 1951 en Marianske Lazne, un pueblo de Bohemia, en Checoslovaquia, cercano a la frontera alemana; por tanto la herida que partía Europa por la mitad pasaba por allí. Para salvar los pasos fronterizos, por los bosques se internan por la noche los llamados por la policía Ciudadanos Z, los que, traidores al Partido, pretenden huir a Occidente.

Para leer el artículo completo, visitar la sección de opinión de Josu Montero en Artez.




Actualización (4 de septiembre de 2009): En esta ocasión en Gara, Josu Montero expone sus reflexiones sobre Purgatorio de Romeo Castellucci y La caja Pilcik de Carlos Be. El artículo se titula "Monstruos demasiado humanos":

[La caja Pilcik] termina con una lista de nombres que podría cerrarse -por ahora- con el de Phillip Garrido; en ella están entre otros muchos Wolfgang Priklopil, Andrej Cikatilo, Josef Fritzl o Hubert Pilcik. Una lista de monstruos. Pederastas cuyos actos han tensado hasta lo incomprensible las nociones de lo humano.

¿Quieres compartirlo?

1 Comentarios