Diario ficticio (8/9)

Madrid, 14 de diciembre de 2009

Ayer me sentí afortunado por poder celebrar de manera muy especial el Día de Santa Lucía con tantas personas, tal como me escribiría después Xavi Sert, excepcionales. De nuevo, muchas gracias a todos.

Origami no deja de darme alegrías. La semana pasada fui invitado a hablar de la obra en el Taller Abierto de Escritura de Cuarta Pared y ayer me enteré que CELCIT la incluirá en Dramática Latinoamericana, su colección de dramaturgia iberoamericana. Entre los nuevos treinta títulos de 2010, comparto a este lado del océano la buena nueva junto con el autor alicantino Juan Luis Mira.

Y en Madrid los teatros siguen trepidando a mi alrededor. Lo éguico (permitidme el neologismo, de ego) se debate contra lo universal. Mejor dicho, lo éguico cohabita como parte necesaria, suplementaria, que no complementaria, con lo universal. Tan sencillo como que la mano puede escribir gracias a que el pie sirve para andar.

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios