Oldřich Stránský


Al salir del hospital, tuve que buscarme algún trabajo. No sabía por dónde empezar, todos mis contactos ya habían desaparecido. Al final conseguí algo de trabajo gracias a la recomendación del Leichenkommando. Yo era quien cargaba los cadáveres. Tenía su lado bueno. Por cada hombre que sacaba muerto de su casa, recibía una porción extra de sopa. Así que si sacaba dos o tres cadáveres, recibía dos o tres sopas.

Oldřich Stránský

¿Quieres compartirlo?

1 Comentarios