Francisco Nieva, Premio Corral de Comedias 2010

Esas palabras locas y emocionadas [de El combate de Ópalos y Tasia] las escribió un chico de dieciséis años, sometido a todas las presiones de la inmediata posguerra, mientras su padre agonizaba en la habitación de al lado. Pensaba que me abandonaba y la desesperación de perderle me llevó a la aspiración de asumirle, porque él hubiera querido escribir, hacer teatro... Tuve un acceso paranormal y me volví loco, era 1944 y la expresión sincera de los sentidos para mí era urgente en aquella sociedad, lo que me pasó fue una revelación y una rebelión. Mi padre moría arruinado y fracasado y quise hacer lo que él no pudo. Es por eso que sólo quiero deciros: yo soy mi padre. Yo soy mi padre.

Francisco Nieva

La vida, ese algo que nos une y nos supera. ¡Bravissimo, maestro Nieva!



Entrevista ® RARO

¿Quieres compartirlo?

1 Comentarios