Sólo las mujeres bellas son infieles


Alfréd Radok dirigió en 1947 la película Parohy, ambientada en el París más bohemio recreado soberbiamente por el genio artístico de Josef Svoboda. La película se rodó en los prestigiosos Estudios Barrandov, conocidos internacionalmente como el Hollywood de Europa.

Parohy contiene un número musical inolvidable: Sólo las mujeres bellas son infieles (Jen krásné ženy nevěrné jsou). Fue de aquí de donde tomaría la canción que interpreta en dos ocasiones el personaje de Marcela de La caja Pilcik.

El matrimonio para el varón
es su mayor privación,
sobre todo si la esposa
posee la belleza de una rosa...*

El protagonista de este número, Oldřich Dědek, nació en la Checoslovaquia de 1920 y a los 21 años entró a trabajar en el Teatro Nacional de Praga como actor, bailarín y cantante de ópera y de opereta. Enseguida destacó como tenor buffo y logró encandilar a su público gracias a sus dotes para combinar el canto con un prodigioso repertorio de hazañas físicas, como cantar mientras saltaba con pértiga, realizaba ejercicios en la barra horizontal o hacía el pino encima de un piano. Como nota de curiosidad, este portento escénico era tartamudo en la vida real.

Esperamos que disfrutéis de la canción.


* Ach, manželství pro může/ je oběť převelká,/ zvláště když jako růže,/ je krásna manželka...

¿Quieres compartirlo?

2 Comentarios