Escritores en Praga

Carlos Be, Eufrasio Lucena y Elena Buixaderas © Isaac Sibecas

Luces de Bohemia califica de éxito apabullante la sesión de ayer dedicada a los escritores hispanoamericanos residentes en Praga.

Durante la velada en Literární kavárna Řetězová se leyeron textos de Elena Buixaderas, Ruy Guka, David Llorente, Ramón Machón, Claudia Minuche, Jorge Ramos, Jorge Zúñiga y un servidor. A El Jardín de las Delicias le dio voz Robert Ferrer y a Nuevos tiempos, relato aún inédito en España, Eufrasio Lucena. Desde aquí agradecérselo a los dos de todo corazón.

Robert Ferrer lee El Jardín de las Delicias © Isaac Sibecas

A la sesión también acudió Radio Praga, que informa sobre el encuentro:

Praga se encuentra con sus autores hispánicos

La asociación cultural Luces de Bohemia congregó en su primera sesión del año a los autores en español que viven en la República Checa. [...] Entre los participantes de la tertulia celebrada este lunes, se encontraban algunos escritores con una carrera bastante consolidada en la República Checa. Es el caso de Carlos Be, escritor español con una obra en cartel actualmente en Praga. O David Llorente, que prepara el estreno de Gregor Samsa, también en la capital checa. Además, su novela De la mano del hermano muerto saldrá a la venta la próxima semana. Ruy Guka y Elena Buixaderas fueron otros de los autores que compartieron sus textos durante la tertulia. También se leyeron escritos de Ramón Machón y Jorge Zúñiga, que no pudieron asistir.

Esther Requena, Radio Praga
8 de febrero de 2011

Ruy Guka, Claudia Minuche, Elena Buixaderas, Jorge Ramos y Carlos Be © Isaac Sibecas

Los textos de Escritores en Praga pueden leerse online al final de esta entrada. Antes de despedirme, me gustaría compartir con vosotros tres poemas de Elena Buixaderas que me gustan muy especialmente.

Jocosidad

Subió al autobús
con un gigantesco oso de peluche
Durante unos minutos
cambió la vida de todos los viajeros
Sentado tras la criatura peluda
tan sólo asomaba su pelo rubio
las úrsidas zarpas se mecían al compás del motor
Él escondía su rostro teutón bajo la descomunal cabeza
Y las sonrisas se extendían por los asientos
ondas en un estanque sobre ruedas
Subió con nosotros al autobús
Subió a la ternura en forma de plantígrado
(¿para quién sería el oso?)
Y no no tuve tiempo de darle las gracias

*   *   * 

La firma dicen los ángeles
es el comienzo de una duda
interminable
(K. Murua)

Para qué la esperanza
Por quién el ruego
El sacrificio silencioso y sin nombre
de vientres hinchados y mudos
La vida es el comienzo
de una duda interminable
hasta que de ella
-con violencia o clemencia-
nos libran los ángeles
Habrá que creer que son sabios
aunque hay serias dudas sobre su existencia

*   *   *

Sobre la indefensión

Primero fue un golpe en la sien
gotas de sangre en la alfombra
los lamentos en rosario de frases
la mirada arrepentida y las promesas
La mano acabó por transformar los golpes
en caricias sobre la piel dolorida
la boca soez se acercó a besar el lugar magullado
Después fue el puño al estómago y al labio
el alma y una costilla rotas
las visitas al hospital y las flores
los llantos y las justificaciones
Adiós al alcohol, al juego
empezar una nueva vida, claro
Esas promesas que mienten sólo con nacer
A la tercera todo se arregló
Un arma comprada en el mercado negro
fue el ángel que detuvo el brazo homicida
cargado con un cuchillo de acero
Tres balas salieron en su defensa
padre, hijo y espíritu santo
Trinidad mortífera en el pecho del hombre
En el suelo sangre y lágrimas de mujer


¡Muchas gracias, Luces de Bohemia!

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios