El niño herido en la palestra

"Te dejan sin resuello los textos de Carlos Be (Vilanova i la Geltrú, 1974); los lees y al terminarlos te abandonan en un silencio lleno de ruido, con el estómago estrujado. Jodido, bien, jodido."

Así comienza Josu Montero su crítica de El niño herido en el último número de la revista española especializada en artes escénicas Artez. Y prosigue:

"Carlos Be escribe sin duda -como decía Heiner Müller- contra el teatro, pues sus textos plantean todo un reto a la escena, una estupenda manera de que ésta crezca y se sacuda su acomodamiento. El texto como palanca para sacar al teatro de sus casillas."

Y:

"[...] también conviene resaltar la sutil potencia poética y la plasticidad de las imágenes con las que el dramaturgo nos sumerge hasta el cuello en ese mundo abisal, oscuro, onírico, absolutamente real."

Aquí, la crítica.

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios