Artez - El síndrome de Asperger: Corrüptia: teatro contra la injusticia

Esta entrevista podría titularse de tantas maneras como frentes abiertos existen en los que la libertad debe medirse a diario. El seno de Teatre de l'Enjòlit nos cuenta su periplo contra la censura de su último estreno, Corrüptia, una regió de l'est, escrita por Josep Lluís Fitó y dirigida por Carles Fernàndez Giua. Ellos son los actores Albert Alemany, Elies Barberà, Jenny Beacraft, Arnau Marín y Marta Montiel. Lamentablemente, Jenny, quien nos ha acompañado anteriormente en el Síndrome de Asperger, no pudo asistir a la entrevista. Pregunto a sus compañeros por la reciente y vergonzosa carga de la policía contra un grupo de manifestantes el pasado el 9 de junio frente al edificio de Les Corts Valencianes (la entrevista se realiza al día siguiente, el 10 de junio).

Elies.- Se trata de una consecuencia más de la política de un partido que alcanzará los veinte años en el poder con mayoría absoluta. Es lo que conlleva el poder absoluto. Haces y deshaces a voluntad. Y puedes entrar a porrazo limpio.
Antes de entrar en materia, pongámonos en antecedentes. Corrüptia se estrenó el 13 de noviembre en Molins de Rei dentro del Festival Lola. ¿Por qué una obra sobre corrupción?
Elies.- En nuestro espectáculo anterior, En la primavera perpètua, habíamos tocado distintos temas sociales y nos interesaba seguir en esa dirección. Con Corrüptia, queríamos escenificar cómo funciona una trama política corrupta por dentro, cómo los políticos aprovechan el mundo empresarial para hacer repercutir sobre sus partidos el dinero que ellos mismos generan. En aquel momento el tema ya estaba muy en boga. El caso Gürtel había estallado en Galicia, Madrid y el País Valencià, y Ricardo Costa había sido apartado de sus responsabilidades en el partido, pero la realidad nos ha superado en el sentido de que Costa ha sido resucitado. Se hablaba de él como de un cadáver político y en la actualidad posee un escaño como diputado autonómico en Les Corts. También acababan de estallar los casos Malaya y Millet.
Marta.- Queríamos partir del caso Gürtel para extrapolarlo a muchos otros. Durante los primeros ensayos conversamos mucho con el director y el dramaturgo sobre hasta qué punto queríamos concretar nombres, lugares.
Arnau.- En un principio, la dramaturgia tocaba también el caso Millet.
Elies.- Pero después resultó complicado, por cuestiones de trama, saltar de un caso a otro. Aparte, el caso Millet es muy aburrido. Puede que existan indicios de financiación ilegal por parte de algún partido, pero se reduce a un caso de desfalco en que una persona se beneficia de una institución. Por el contrario, el caso Gürtel, o una ramificación del Gürtel como es el Brugal, afecta a toda la cúpula del PP valenciano y explica cómo un partido político utiliza las instituciones para lucrarse. Esto posee una envergadura teatral mucho mayor.
Marta.- El otro día iba en tren y una mujer me preguntó de qué iba la obra. Le conté que estaba inspirada en el caso Gürtel y me dijo “Entonces es sólo una crítica al PP”. Le respondí que no, que en Corrüptia se pone de manifiesto cómo la corrupción afecta a todos los partidos políticos. Hay una escena en Les Corts, por ejemplo, en la que se ve claramente cómo están conchabados unos con otros. Con el caso Gürtel no nos posicionamos con ningún partido.
Albert.- En Palma de Mallorca, unas espectadoras nos comentaron que la obra daba mucho que hablar porque en la isla viven una situación similar con el caso Palma Arena. Les había servido para exorcizar sus propios demonios.

En Xàtiva os censuraron.
Elies.- El mismo día del estreno en Molins, nos llama Antoni López de la asociación cultural Ulleye. Quiere llevar la obra a Xàtiva. Él mismo se encarga de pedir el Gran Teatre para una actividad de su asociación y le confirman la fecha del 11 de diciembre. Al cabo de un tiempo, el ayuntamiento solicita qué tipo de actividad realizará. López responde que teatro y le piden título y sinopsis de la obra, lo cual, al tratarse de un espacio público, implica una censura previa. En este punto empiezan los problemas. Nos comunican que no queda ninguna fecha libre porque esos días se lleva a cabo el calendario de presentaciones falleras y no es compatible con lo que planea programarse. López reivindica que en el día otorgado el teatro sigue libre y acto seguido argumentan que la compañía de danza residente tiene ensayo ese día y no puede cambiarse. Utilizaron a la compañía de danza como escudo para excusarse. Por nuestra parte difundimos lo sucedido como un acto de censura por parte del regidor de educación y teatro Ramon Vila. Vila es requerido por la prensa local y comarcal y dice en declaraciones públicas que no cree que haya problemas de fechas para febrero o marzo. Entre el Teatre de l'Enjòlit i Ulleye buscamos un lugar alternativo y finalmente presentamos la obra en el Teatre Goya de Olleria los días 11 y 12 de diciembre. Ulleye vuelve a presentar una instancia el 28 de diciembre y aún no ha recibido respuesta.
Marta.- El 14 de diciembre el dramaturgo, que realizaba las retransmisiones de pelota valenciana en Canal 9, recibe la notificación que no seguirá desarrollando esa labor.
Elies.- Es de una injusticia brutal si además tenemos en cuenta que él ha sido un renovador en la aplicación de las nuevas tecnologías en las retransmisiones de pelota valenciana. Y ha habido más represalias contra trabajadores de Xàtiva: Ricard Gallego, jefe de la delegación en Xàtiva del diario más influyente, el Levante-EMV, que seguía desde el principio la trayectoria de Corrüptia y mantenía una línea informativa independiente, fue trasladado de manera forzosa a la sección de Deportes de Levante, en València, a pocos meses de las elecciones locales y después de hacerme una entrevista que parece que no gustó mucho. Actualmente nadie ocupa su cargo en Xàtiva. Es muy triste. De algún modo, la censura contra el teatro ha arrastrado a más gente. Cabe decir que Alfonso Rus había censurado con anterioridad a Xavi Castillo, un auténtico bufón que carga contra el PP. Castillo actuó en una feria de Xàtiva y las beatas protestaron ante el abad porque había parodiado al Papa. Como consecuencia, Rus le canceló una serie de actuaciones en el ámbito de Xàtiva. Rus también censuró la exposición de fotografías de la Unió de Periodistes en la que aparecían políticos implicados en el caso Gürtel.
Y conllevó la dimisión de Román de la Calle, director del Museo Valenciano de la Ilustración y la Modernidad, ante lo que consideraba “censura, falta de libertad y órdenes de expurgar fotografías”.
Arnau.- Que suceda esto sorprende mucho, sobre todo para quienes no vivimos en el País Valencià y no tenemos ni idea de cómo funciona.
Finalmente, el 19 de mayo actuáis en el Gran Teatre de Xàtiva de la mano del PSOE.
Marta.- Era la única manera de actuar allí y que nos viera mucha gente. De otra manera, la obra no llegaba.
Arnau.- Precisamente en Xàtiva, cuando en mitad de la función zurramos al partido socialista del País Valencià, el público asistente de otros partidos –no había nadie del PP pero sí de Esquerra Unida y el Bloc– arrancó a aplaudir, y no sólo al retratar a la oposición, también durante un diálogo en el que se muestra que la alcaldesa de València tiene comprada a la oposición con regalitos para que estén contentos y no toquen las narices.
Elies.- Lo que no puede negarse es que el PP está pringado hasta las cejas como ningún otro partido. Ellos lo niegan, pero al menos están siendo juzgados por ello.
Arnau.- Diríamos que todos los partidos son iguales, pero algunos son más iguales que otros.
Elies.- Es una cuestión de dimensión. La dimensión de la corrupción de este caso llega a unas cotas que no se habían visto antes, esto es innegable. De hecho, los referentes por sí mismos ya son una parodia de un político.
Albert.- Nunca acabas de hacerte a la idea de la magnitud de la tragedia allí. No dejas de sorprenderte. Yo aún no he llegado al punto de pensar “Bueno, es normal”.
Marta.- La última noticia que recibimos de censura fue por la gente que organizó el bolo en Elx. El PP lanzó el globo sonda de querer denunciarlo ante la junta electoral de Elx y prohibir la función al coincidir con la jornada de reflexión electoral. No pasó nada.
Albert.- La cúpula del PP en el País Valencià ha impuesto un silencio administrativo en torno a Corrüptia. En Olleria y Xàtiva obtuvimos mucha repercusión y son conscientes de ello.
Elies.- En València la gente se encuentra muy desinformada. Los medios de información están bajo el control del PP. Se vive con miedo por la red de clientelismo y voto cautivo de que dispone el PP y ello tiene un precio democrático. La gente que no es del PP está muy quemada y necesita válvulas de escape de esa olla a presión que es el País Valencià, políticamente hablando. También está creándose una situación de paranoia: hubo gente en Xàtiva que no vino al teatro porque tenía miedo de que le vieran allí y personas del PP han venido a vernos a otras localidades donde no les conocía nadie.
Marta.- Tras las elecciones, al Gran Teatre d'Elx le han cambiado el nombre. Ahora se llama Gran Teatro. Dicen que así no suena “a nacionalista”. Si en las pequeñas cosas actúan así, imagínate en la educación.
Corrüptia permanecerá en la cartelera del Club Capitol de Barcelona hasta el 10 de julio.

Carlos Be, Artez 171/2011

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios