Beletrismos varios


El escritor Daniel Figuero dedica la última entrada de su página a El niño herido y otros beletrismos varios.
En El niño herido, volvemos a encontrar las obsesiones del autor: el abuso de menores, los traumas infantiles, el miedo físico a amar. Pero es una obra diferente: así como en sus otros escritos  me he encontrado sumergido en un mundo cotidiano, aparentemente normal, del que te asusta cada vez más ir avanzando hasta la bofetada final, aquí este crescendo está más tamizado. Vuelve a jugar con la metaliteratura, pero esta vez a lo grande, llamando provisionales a sus personajes y hablando de borradores y de papeleras, de versiones y mentiras y maneras de contar una verdad que no se cuenta, una verdad incómoda que vamos adivinando. Que nos asusta intuir.
Muchas gracias, querido Daniel.

PD. Por cierto, la pareja de la fotografía que ha recogido Daniel posa en Santiago de Compostela, donde acudimos a presentar la publicación de Origami en gallego en el número 50 de la Revista Galega de Teatro. Eso fue por el año 2007, si no me equivoco. La fotografía la hizo Gumersinda García.

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios