Cuando se censure la mentira, los políticos enmudecerán

El conservadurismo, la peor y más extendida de las perversiones.

La Delegación del Gobierno en Madrid aseguró a medianoche que no intervendría si no se instalaban tiendas de campaña.
"Estábamos sentados en la plaza y vinieron a levantarnos por la fuerza. Mientras nos soltaban y nos arrastraban la policía aprovechaba para pegar puñetazos y patadas."

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios