Quince motivos por los cuales Shakespeare es una mentira

Shakespeare es -digámoslo así- el menos inglés de los escritores ingleses. Lo típico de Inglaterra es el understatement, es el decir un poco menos de las cosas. En cambio, Shakespeare tendía a la hipérbole en la metáfora y no nos sorprendería nada que Shakespeare hubiera sido italiano o judío, por ejemplo.
Jorge Luis Borges
En el barrio de Lavapiés se vive con pulso teatral. Desde su corazón multicolor, esa plaza de límites imprecisos que se extiende ante el recuerdo aún presente de la Olympia -primera sala, por cierto, que visité en la capital-, se orquestan nuevos horizontes cargados de cielo y de oxígeno para el panorama teatral contemporáneo. Los más cercanos, la Sala Triángulo, La Casa de la Portera y, el que nos atañe en esta ocasión, la librería Yorick.

El viernes pasado me acerqué a la librería para encontrarme con una nueva sorpresa -hace semanas ya nos había deleitado con su presencia Eugenio Barba y sus dos actrices Julia Varley y Roberta Carreri-. Carlos Gil se acercó a mí y me condujo ante un hombre recio y espigado de unos sesenta años con una enorme sonrisa y una mirada tranquila. El editor de Artez me presentó como el autor que acababa de estrenar y publicar una obra sobre la identidad histórica del personaje de Hamlet y a él nada más y nada menos que como Lamberto Tassinari, principal impulsor de la teoría de que William Shakespeare no fue otro que John Florio, lingüista y lexicógrafo de origen italiano en la corte inglesa. Y las referencias tangenciales que poseíamos de la historia del otro confluyeron. Ahí, en Lavapiés.

Tassinari viaja con su mujer, Patricia, de talante encantador, que se encuentra hojeando libros en las estanterías. No tardamos en lanzamos a las terrazas de las calles Valencia y Argumosa. De repente, Florio y mi particular Hamlet, Tycho Brahe -es decir, los posibles autor y personaje de una historia de hace más de cuatrocientos años- vuelven a reencontrarse.

Aquí van los quince motivos que sostienen la postura de Tassinari:
1.- Florio incorporó más de un millar de nuevos términos a la lengua inglesa, una cantidad muy similar a la contribución de William Shakespeare en este aspecto. Además, Florio compiló el primer diccionario italiano-inglés cuya edición en 1611 contiene 74.000 palabras italianas y 150.000 inglesas, una tercera parte más de palabras italianas que el prestigioso diccionario de la Accademia della Crusca publicado en 1612 en Florencia. Frances Yates, autor de la biografía de Florio (1934), define el diccionario de Florio como el epítome de la cultura de una era.

2.- Florio y su padre Michel Angelo, hijo de judíos convertidos y antiguo monje franciscano convertido al protestantismo, eran italianos; dos eruditos con un conocimiento nada habitual para su época.

3.- Florio vive en una enorme confusión de fes y sagradas escrituras que coincide con las creencias expuestas por Shakespeare.

4.- Shakespeare y Florio comparten el mismo estilo grandilocuente: el uso exagerado de la metáfora, la misma retórica, un ingenio similar en bromas y juegos de palabras, la misma poética y el uso de proverbios.

5.- Florio tradujo los Ensayos de Michel de Montaigne y el Decamerón de Giovanni Boccaccio.

6.- El impresionante conocimiento de la Biblia y las liturgias católica y protestante acerca a las dos figuras, Florio y Shakespeare, a convertirse en una única.

7.- Florio y su padre fueron los principales instigadores de la cultura italiana en el extranjero.

8.- Florio poseía 340 libros en italiano, francés y español y un número desconocido de ejemplares en inglés.

9.- Las obras de Shakespeare exponen una cultura del exilio, un tema muy cercano a Florio.

10.- La gran influencia de los razonamientos y el vocabulario de Montaigne en Shakespeare.

11.- El vasto conocimiento de escritores italianos aún no traducidos al inglés.

12.- El carácter fuertemente aristocrático de Shakespeare.

13.- Todos aquellos amigos que aparecen en la biografía de Shakespeare son amigos documentados históricamente de Florio.

14.- Shakespeare demuestra una innegable sensibilidad italiana.

15.- Florio compartía con Shakespeare los mismos mecenas, los mismos amigos, los mismos intereses, pasiones y aptitudes. Sin embargo, nunca coincidieron. No existe ningún dato ni siquiera remoto sobre un posible encuentro. 
Tassinari completa su teoría con todo lujo de detalles en el libro John Florio, the man who was Shakespeare. También cuenta con una excelente página web en la que encontraréis estos quince motivos expuestos en profundidad y muchísima más información al respecto. Espero que os interese.

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios