Verano en Praga (I de IV)

A sus 71 años, Václav Klaus sigue en declive como presidente de un país que no le quiere. Tras convertirse en el hazmerreír de todo el planeta al robar ante las cámaras de televisión la pluma estilográfica de Sebastián Piñera -como podréis recordar en el vídeo abajo-, acaba de manifestar su apoyo a aquéllos que se oponen a Prague Pride, que se inaugura mañana en la capital checa por segundo año consecutivo.



Para más inri, Václav Klaus es considerado uno de los gays más armarizados del país. A pesar de ser conocido en sus círculos más íntimos como Kikina -tal como revelaría en una entrevista, agotada ante tanta hipocresía, la actriz Eva Holubová-, cualquier escándalo relacionado con la sexualidad de Václav Klaus intenta velarse rápidamente con estrategias tan burdas como un falso robado en el que el presidente es sorprendido con una posible amante, argucia a la que ya se ha recurrido un total de dos veces, la última tras la segunda reelección electoral, que se celebró en una de las fincas presidenciales y en la que falleció un joven que nadie sabe que hacía allí y del que nunca más se supo por la prensa.

Afortunadamente, Václav Klaus no siempre se sale con la suya. A pesar de sus reticencias, a partir de octubre el aeropuerto de la capital llevará el nombre de Václav Havel, su predecesor en el cargo y personaje realmente amado por su pueblo, tanto es así que, a pesar de haber fallecido el año pasado, aún es mentado como el presidente de la República Checa.

Por cierto, "pluma estilográfica" en checo es "pero", término que posee otra acepción, ésta coloquial: "polla". Como comprenderéis, tras el hurto en Chile la respuesta popular no se hizo esperar. En el cartel de arriba, puede leerse "¡Voy a hacerme con tu pluma!" o bien "¡Voy a hacerme con tu polla!".

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios