Mi otra vida

¿Quién iba a decirme que esta última nochevieja la celebraría en una terraza particular, no del barrio de Hanspaulka, tal como empieza el texto de ¡Feliz cumpleaños, Phoebe Zeitgeist!, sino en una terraza del distrito 5? Los fuegos artificiales colmaron el cielo y por unos instantes el frío se convirtió en calor. Los checos no toman las doce uvas. Se asoman a los balcones, a las ventanas, salen a la calle a contemplar el cielo iluminado y las lamparas que ascienden con deseos garabateados en los globos de papel. A mi entender, creo que de alguna manera más o menos secreta invitan al nuevo año a entrar por la ventana o la puerta abierta tras de sí.

Once días después, celebramos el estreno absoluto de Všechno nejlepší, Phoebe Zeitgeist! en checo, tal como se deduce fácilmente por el título, con lo cual ya son dos las obras que un servidor mantiene en la cartelera praguense. Se rumorea en la capital que, después de Calderón de la Barca, ese tal Carlos Be, o Carlos Bi, tal como les da por pronunciarlo allí, es el autor español más representado en el país.

Con Petr Gojda, dramaturgo del montaje, había trabajado anteriormente en Origami. Cuando Apolena Vanišová le contó su proyecto final de carrera –ella termina este año en DAMU, la Facultad de Teatro de la Academia de Artes Escénicas de Praga (las otras Facultades son las de Música y Cine)– , Petr pensó en mí para la escritura del texto. Apolena quería versionar libremente, en el aquí y el ahora, The adventures of Phoebe Zeitgeist, un cómic americano de culto de los años sesenta cuya protagonista se ve sometida a todo tipo de vejaciones. Aparece en mi buzón la fecha de envío de la primera versión, nochebuena de 2011. Petr se puso manos a la obra con la traducción. Nos entrevistamos con los jefes de la Cátedra de Teatro Alternativo de DAMU –situada en la concurrida Karlová, la calle de Carlos, muy cerca de Karlův most, el puente de Carlos... ¿Creéis que debería confiar en las señales?–. Aquella era la segunda ocasión en la que nos sentábamos los tres juntos: Apolena, Petr y yo. Y no sería la última.

Durante los preparativos del montaje, Apolena descubrió el primer monólogo de Achicorias, también en traducción de Petr, y no dudó en estrenarlo en el Teatro NoD, uno de los templos del teatro alternativo de la capital checa. La puesta en escena gira en torno a un ojo de huracán que es Petr Krušelnický, de nombre artístico Petr Krusha, talento artístico admirado en todo el país y propietario de un Alfréd Radok, los premios de teatro más prestigiosos de la República Checa.

El estreno de Všechno nejlepší, Phoebe Zeitgeist! se celebró el 11 de enero en MeetFactory, sede del escultor David Cerný, creador de la polémica escultura Entropa, os acordaréis de ella, un retrato de Europa colgado en la fachada principal de la Unión Europea en Bruselas en el que España se representaba como una árida superficie de cemento, hormigonera incluida. Al entrar en el teatro, suenan los fuegos artificiales de nuevo. Phoebe, la protagonista de nuestra historia, cumple años el 1 de enero, como el año nuevo. Ella es el espíritu del tiempo a punto de sucumbir en las garras de la humanidad. "La belleza más hueca atrapa hasta a la última de las almas sensibles", le dirá Dirk G. Savage antes de hacerle el amor por última vez. Rainer W. Fassbinder ya le puso la pluma encima, no me extraña. Fue en Sangre en el cuello del gato, obra que pude leer gracias a la traducción en catalán de Ricard Gázquez.

"Este mundo no es más que una maravillosa tragedia", proclama Naguchi Koto, otro de los asistentes al aniversario. El elenco, constituido por diez actores, se desdoblan en una infinidad de personajes que rasgan los límites de la tragedia y acarician, con las puntas de sus dedos y de sus lenguas, la piel caliente de la comedia. Son los actores del último curso de interpretación y este montaje es una de las cuatro obras de la temporada que deben interpretar, junto con un Stravinski, un Chapalain y un Shakespeare. Aunque los nombres de los actores digan muy poco o nada en España, muchos de ellos serán los próximos rostros del teatro en su país. Son Pavel Blažek, Jan Cina, Anne-Françoise Josephová, Tilen Kožamelj, Šimon Krupa, Soňa Páleníková, Hedvika Řezáčová, Johana Schmidtmajerová, Filip Šebšajevič y Antonín Týmal.

El escenario del Instituto Cervantes donde presentamos el estreno ante la población hispana de la capital se nos quedó pequeño. En la fotografía superior me acompañan Halka Třešňáková, encargada del movimiento de la obra, y Petr. Halka, además, guarda un secreto que aún no puede revelarse, pero puede ser que Calderón se vea muy pronto en apuros, y no porque exista la más remota intención de alcanzar a Calderón en nada, sino porque el teatro en la República Checa no es el teatro de España, aunque ahora mismo el teatro en España tampoco es el que tuviera que ser.

Antonín Týmal y Anne-Françoise Josephová en ¡Feliz cumpleaños, Phoebe Zeitgeist! (fotografía de Adéla Kašparová)

Este artículo se publica en el número 188 de Artez - Revista de las Artes Escénicas (febrero de 2013)

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios