¿Quién tuitea a los tuiteatreros?

Sírvanos esta libre adaptación del verso "Quis custodiet ipsos custodes?" del poeta romano Decimus Iunius Iuvenalis para introducir esta nota sobre los cada vez más conocidos tuiteatreros, un colectivo de público teatral muy presente y activo en la escena madrileña actual, cuya repercusión está propiciando un giro en la forma de entender la difusión y la promoción dentro de la propia comunidad teatral.

Con permiso de Chica con falda roja (@bo_pip),
me permito ilustrar este nota con una fotografía de su nevera
difundida en Twitter: una imagen que vale más que mil palabras
Su herramienta principal de comunicación es Twitter y tan sólo hay que seguir el hashtag #Tuiteatreros para conocerles. Es más, en principio se trata de un colectivo abierto, me atrevería a describirlo incluso como espontáneo, que orbita en torno a estos trece caracteres. Cualquiera que recurra al hashtag en cuestión para informar, opinar o discutir sobre teatro pasa a pertenecer, por unos tuits, a los tuiteatreros. Por supuesto, adquirirán mayor relevancia quienes cuenten con más seguidores y profusión de tuits, un equilibrio de formulación caprichosa que depende en gran medida de la avenencia entre criterios, comunión que se pone en juego casi a diario en la platea de los teatros.

Muchos de los tuiteatreros se emplazan en Madrid, pero para nada se trata de una condición sine qua non,* lo importante es compartir la pasión por el teatro. En mi caso, tuve el placer de desvirtualizar a varios de ellos con ocasión de las representaciones de Peceras en el Teatro Lara, aunque alguno ya conocía Exhumación de cuando la presentamos, unos meses atrás, en la Sala Triángulo. Tras sus nicks, capaces de ensalzarles a la categoría de community managers, se encuentran personas de los más variados perfiles humanos y profesionales dispuestas a transmitir su devoción por las tablas. A muchos de los creadores teatrales nos han obsequiado, además de con sus impagables palabras, con su celebrada chapa, cajas de chocolatinas y mucho más, amistades incluidas ;-) (permitidme el smiley para la ocasión), convirtiéndose en una grata experiencia social no sólo para el público general, también para los profesionales del teatro.

Los tuiteatreros desempeñan una labor hasta hace muy poco tiempo ignota en la escena teatral que a muchos creadores nos refuerza y anima a seguir apostando por el cambio y la calidad. Tan sólo permitidme que retome entre líneas el verso de Iuvenalis para concluir esta escueta nota: esperemos que no mueran de éxito.

* En Barcelona existe un colectivo parejo que transmite a través del hashtag #Postfunció.

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios