Las lejanías, 15

Bogotá, 27 de octubre de 2013

Me irrita sobremanera la injusticia y la humillación. Quienes me conocen lo saben, me han visto perder los estribos. Hoy vuelve a tocar morderse la rabia, qué noticias tan horribles las que llegan. Por una parte, la fotografía de Alexander Demianchuk que abre la noticia titulada "Los gays rusos se defienden de la intolerancia" publicada en El País, una imagen que duele. Por otra parte, el asesinato de Juan Andrés Benítez a mano de seis mossos d'esquadra en Barcelona, asesinato que quedará impune a pesar de las pruebas existentes y si no queda impune, ¿quién le devolverá la vida? Emitieron las grabaciones incluso por la televisión colombiana, me giré para no verlas, no las he podido ver.

A Enrique Vila-matas, artículo tras artículo, también se le desboca la paciencia, como puede comprobarse en "Tantas íntimas catástrofes": "[...] sería urgente que nuestras organizaciones políticas fueran totalmente cambiadas, puesto que es evidente que solo defienden intereses particulares. Encima, no hay una sola mañana en la que no leamos abochornados (o conteniendo la risa) cualquier sórdida nueva noticia que nos aumenta la sensación de que todo va aún más rematadamente mal que el día anterior. Nuestros deportes, nuestros crímenes, nuestras corrupciones, nuestros imbéciles. Gran calamidad general sin matices".



Bogotá, 28 de octubre de 2013

Hoy se cumple un mes de mi llegada a Bogotá, de mi llegada a América en realidad, nunca antes había cruzado el Atlántico. Hace un mes empezó mi vida americana.

*   *   *

Sigue leyendo: Las lejanías, 16 - Las lejanías, 14

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios