'Elepé es sorprendente, emotiva, llena de verdad y contiene un lujazo de interpretaciones'

Eau de Movida
por Javier Paisano

Manuel Vázquez Montalbán escribió Crónica sentimental de España, en la que usaba canciones de la época franquista para retratar esa época. Carlos Be ha conseguido lo mismo con esta Elepé, a priori, una obra pequeña pero que lo es sólo en su formato.

Se ha escrito mucho sobre la Movida madrileña y a toro pasado todos formamos parte de ella. Los años ochenta fueron mágicos aunque sólo sea porque la desinhibición, la libertad y mucho alcohol y drogas camparon a sus anchas como nunca lo habían hecho en esta España nuestra.

Carlos Be nos sumerge a través de sólo tres personajes en ese mundo y nos hace, a los que tenemos edad, revivir con cierta mezcla de deleite y tristeza aquellos años en los que éramos inocentes y todos queríamos ser estrellas.

El texto es ágil y los actores, impresionantes Mayordomo, Arráez y Ugalde lo ejecutan con extremada complicidad. Un travesti poseedor de sabiduría almodovariana, una niña prodigio venida a menos que no ha perdido su sueño y un chico de provincias enamorado de una ilusión se encuentran en la noche de Madrid para evocarnos, a través de canciones fabulosamente interpretadas (sin usar micros), lo que fuimos. Y aunque la comedia reina gran parte de la pieza no se olvidan de la otra cara de aquella vida loca que se dejó a muchos por el camino.

Elepé es sorprendente, emotiva, llena de verdad y contiene un lujazo de interpretaciones.

  Diario de Sevilla, 23 de noviembre de 2013

La Toñi, Ángel y Lucía, los protagonistas de Elepé - Fotografía de Nacho del Río
La Toñi, Ángel y Lucía, los protagonistas de Elepé - Fotografía de Nacho del Río

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios