Autostop, 'una función diferente y transgresora'

Laura Muñoz de Coolturetas vino al Teatro Lara y nos dedica esta fantástica crítica en su página:

Jugar con fuego
por Laura Muñoz

Juan Caballero y Mentxu Romero protagonizan Autostop - Fotografía de Una moneda para rodar

Postureo: palabra tan moderna como inútil que usamos como sinónimo del verbo aparentar. Facebook, Twitter y demás redes sociales nos han puesto al alcance de un simple clic la posibilidad de hacer que nuestros conocidos se tiñan de verde envidia. Ahora lucimos radiantes en nuestras vacaciones veraniegas, mostramos al mundo las delicatessen que nos zampamos o nos fotografiamos en el último concierto de la banda más indie del momento, todo ello con filtros de Instagram de por medio. No es nuevo. Toda la vida hemos fardado con los amigos o la familia de nuestros ligues, nuestra intensa vida social o nuestros viajes, pero la diferencia radica en que ahora lo acompañamos continuamente con ilustraciones a todo color. La imaginación, terreno puramente mental, ha sucumbido a la tiranía de la imagen palpable, y todos en mayor o menor medida somos esclavos de ella. Buscamos constantemente la aprobación de los demás porque a través de ella redefinimos la idea que tenemos de nosotros mismos.

Autostop es una obra que aborda con maestría este concepto. En ella se nos presenta a Jupe y Dana, una pareja joven y feliz que inicia un viaje en carretera hacia el destino de sus ansiadas vacaciones. Para él su mujer representa la pureza, la bondad, la delicadeza y la elegancia. Para ella, él simboliza la seguridad, la belleza, la seducción y la fortaleza. Ambos parecen sentirse cómodos en sus roles de muñequita remilgada y macho alfa, pero en una parada del trayecto a Dana se le ocurre iniciar un juego a medio camino entre la farsa y el coqueteo, y lo que empieza siendo divertido termina dando paso a algo mucho más serio.

A partir de un relato de Milan Kundera, Carlos Be ha elaborado una trama brillante sobre las relaciones, las inseguridades y las apariencias. Autostop es compleja, descarnada y valiente. Sus protagonistas viven una tensa lucha, entre ellos y contra sí mismos, de la que no puede salir un vencedor. Tanto Jupe como Dana se retan, se llevan al límite y hacen que el espectador se pregunte cuál de sus personalidades es la que realmente impera en ellos. Los sentimientos quedan al desnudo, evocando cómo incluso ante nuestra pareja llegamos a levantar murallas por miedo, orgullo o desconfianza. Tanto Mentxu Romero como Juan Caballero realizan un trabajo que va de menos a más, pasando de la contención al estallido final. No debe ser fácil llevar el peso de una obra de hora y media entre dos actores, sin personajes secundarios en los que poder apoyar parte de la carga. Sin embargo, ambos intérpretes bastan y sobran para bordar un ejercicio sobre los laberintos emocionales. The Zombie Company, compañía con tendencia a no dejar a nadie frío, ha logrado una vez más que el espectador se vaya a casa con la sensación de haber visto una función diferente y transgresora.

*   *   *

¡Muchas gracias, querida Laura!

Tenéis sólo dos días más para vernos en el Teatro Lara. ¿Os venís? Conseguid vuestras entradas con descuento en Ticketea y Atrápalo.

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios