Dorian: 'En ocasiones, la infidelidad es la mejor manera de demostrar, o reforzar, el amor que uno siente hacia alguien'

Indudablemente, la crítica está volcándose con Dorian. Agustín Gómez Cascales, redactor jefe de Shangay, publica esta crítica fantástica en su guía de cultura y ocio quincenal, Shanguide:

Dorian
por Agustín Gómez Cascales

En ocasiones, la infidelidad es la mejor manera de demostrar, o reforzar, el amor que uno siente hacia alguien. El dramaturgo Carlos Be confirma su pasión por Oscar Wilde llevándose a su terreno sin contemplaciones El retrato de Dorian Gray. El suyo es un modélico ejercicio de adaptación: la esencia, el espíritu y el poético estilo de Wilde están, pero no queda ni rastro del engolamiento ni de la relamida recreación de la época que suelen lastrar adaptaciones previas. Be se ha traído Dorian a nuestro tiempo y materializa de forma explícita los morbos y miedos que le generan el texto original. Resultan ser los mismos que los de gran parte de los espectadores que abarrotan La Pensión de las Pulgas cada función. De ahí que no solo hay que resaltar su capacidad para actualizar el clásico de Wilde, también su arte para reforzar el carácter universal de un mito cuya capacidad de fascinación es enorme. El talento que desborda este Dorian es igualmente la llave para que en absoluto sea un montaje de gueto. La lectura abiertamente homosexual que propone Carlos Be no es reduccionista, ni el modo en que integra sexo –más o menos explícito (con momento bondage incluido) según la escena–, gratuito. Hay un porqué detrás de cada –supuesta– provocación, hay muchas lecturas detrás de cada parlamento, striptease y hasta de la canción (de Algora) que interpreta una Sybil travesti –brillante el modo en que Francisco Dávila, Javier Prieto y David González se desdoblan en personajes masculinos y femeninos con idéntica credibilidad–. Este Dorian es una máquina de generar deseo, no sólo entre los personajes, también entre los espectadores, privilegiados voyeurs que, dada la cercanía con la acción, no pueden reprimir su excitación, su disgusto o la perturbación ante lo que presencian.

El continuo paso de una estancia a otra en La Pensión de las Pulgas impide que el espectador se acomode. Y la entrega de su impecable reparto, clave para que todos y cada uno de los personajes atraiga y repela a partes iguales, según el grado de identificación. La perversa belleza de Carlos López, tan bien elegido para encarnar a Dorian, nos obliga a enfrentarnos, una vez más, a esa maldita fascinación por la juventud que tantos dolores de cabeza acarrea, aunque en este caso la sensación final es más placentera.


El autor y director Carlos Be y el actor Carlos López, quien encarna a Dorian - Fotografía de Miguel Ángel Fernández



*   *   *

Dorian

En abril: Todos los martes a las 20 h;
y miércoles y jueves 16, 17, 23, 24 y 30 a las 20.30 h
en La Pensión de las Pulgas
Teléfono de reservas: 638 752 812 (de 11 a 14 y de 17 a 20 h - también atienden SMS y WhatsApps)
Entrada: 18 euros

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios