Las lejanías, 37

Madrid, 5 de enero de 2015

Rafael Spregelburd

No siempre es una suerte que te traduzcan a otro idioma. Me refiero al caso de Rafael Spregelburd y varias de sus obras traducidas al checo, percance que también sufriría yo en mis propias carnes con una primera traducción de Achicorias que me dejaría, como a Spregelburd, desasistido o vendido -sería el término más próximo a la gravedad del asunto- ante el público checo. Afortunadamente, la República Checa cuenta con Obec překladatelů, el Gremio de Traductores Literarios Checos, una asociación independiente basada en el criterio y la calidad que, más pronto o más tarde, evidencia estos desgraciados atropellos artísticos, y a partir de ahora voy a referirme únicamente al caso de Spregelburd con el ánimo de hacer justicia a este autor en la República Checa pues mi obra, felizmente, contó con el apoyo de otras traducciones, talentosas todas ellas y firmadas con el buen pulso de la profesionalidad, como son las de Eva Knollová-Hlávková (quien firma mi traducción checa de Origami) y Petr Godja (quien firma Valentýn, Llueven vacas y ¡Feliz cumpleaños, Phoebe Zeit-geist!, además de todas las traducciones de Angélica Liddell a este idioma) que permitieron difundir los textos en este país tal como merecían.

A lo que iba, el Gremio de Traductores Literarios Checos entregó el año pasado sus Antipremios Potro de Tortura, nombre tan explícito como preciso en su diáfano objetivo: hacer saltar a la palestra las peores traducciones del último lustro, en esta ocasión del año 2009 al 2013. Los ganadores ex aequo de los últimos Antipremios Potro de Tortura fueron, y reproduzco el acta del jurado, "Martina Černá, por las traducciones de varias obras teatrales de los dramaturgos argentinos Rafael Spregelburd y Eduardo Pavlovsky; y Petr Polak, por plagiar traducciones antiguas de las obras clásicas de Charlotte Brontë y Robert E. Howard. La traducción de las obras al checo de Rafael Spregelburd La inapetencia, La modestia, La estupidez y El pánico que conforman su Heptalogía de Hieronymus Bosch (publicadas conjuntamente por Drewo a srd, Občianske združenie Vlna y Transteatral en Bratislava y Praga en el año 2009) se ven afectadas por la falta de atención de la traductora hacia el texto, una negligencia manifiesta y la incomprensión frecuente de las situaciones dramáticas, lo cual conlleva numerosas alteraciones de significado y errores estilísticos. Posiblemente la traducción no se sometió a ningún equipo de redacción y es por ello que es muy difícil interpretar las obras afectadas. Lo mismo sucede con la traducción de la obra teatral Máscara de Eduardo Pavlovsky (publicada por Transteatral en Praga en el año 2010)". Del otro ganador del Potro de Tortura, simplemente resumirlo como un flagrante plagio de extensos pasajes de traducciones realizadas en los años 50 y 90 que incluso desentonan léxicamente con otros fragmentos de la traducción.

En resultas, que antes se coge al embustero que a un cojo; o, como dicen los alemanes, las mentiras tienen patitas cortas. ¡Chapó, Gremio! Aquí tenéis su comunicado oficial en checo.

Madrid, 7 de enero de 2015

Anoche nos despedimos del Teatro Lara. Aquí está el último saludo de Locuras cotidianas:



Madrid, 9 de enero de 2015

Comienza mi aventura como programador de Selectos Puraenvidia. Andrea Caltran posee la sensibilidad de una cajita de música antigua. Qué ganas de estrenar Edda.

*   *   *

Sigue leyendo: Las lejanías, 38Las lejanías, 36

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios