José Henríquez firma Resistencia, prólogo de Muere, Numancia, muere

Ese gran señor del teatro que es José Henríquez firma bajo el título de Resistencia el prólogo que presenta la primera edición de Muere, Numancia, muere por parte de Paso de Gato, editorial con sede mexicana y relevancia internacional. Desde esta página quiero reproducir íntegras sus palabras. Muchas gracias, querido Pepe.

RESISTENCIA por José Henríquez

Cuando escribo esta presentación las fotos muestran el barrio de Shajaya hecho escombros. En trece días, el cerco y exterminio de Gaza por los bombardeos y el ejército israelí suma 526 palestinos muertos, en su mayoría civiles, más de 3.000 heridos, decenas de miles de ciudadanos expulsados de sus casas. La masacre se autodenomina “Margen Protector” y se justifica como venganza por tres jóvenes israelíes muertos supuestamente por Hamas.

“La humanidad es guerra… La guerra es nuestro estado y sólo concluye con la muerte”, dice Scipio, “el Creador-Exterminador de mundos” de Muere, Numancia, muere. Carlos Be enfoca con un prisma político contemporáneo la historia y la leyenda de defensa de Numancia y sobre la tragedia de Miguel de Cervantes que inspira su obra.

En el estreno de su primera versión, en 2012, dice el autor: “Empecé a escribir la obra cuando los poderes estaban cercando a los acampados del 15 de Mayo (de 2011); las movilizaciones sociales son los numantinos del siglo XXI, el último reducto de esperanza para cambiar un sistema que no funciona, si la historia no se repite”.

El drama es un debate entre el poder autoritario y los ciudadanos rebeldes, entre quienes están dentro y quienes están fuera del cristal de la hamburguesería, entre los ahítos y los hambrientos, en un paisaje de guerra que atraviesa veintidós siglos.

“Vencerlos por hambre. Domarlos”, dice el Cipión de Cervantes en su tragedia, y el Scipio de Carlos Be agita ante un numantino un frasco de cristal vacío: “¿Ves…? en su interior no hay nada… Eso es lo que quedará de Numancia… Nada. De esta y de todas las Numancias que existieron, existen y existirán jamás en el mundo”. Y como presentador/ejecutor de la destrucción, al anunciar la función nos avisa: “¿No pertenecerán ustedes a los perdedores? La memoria se alía siempre con la victoria”.

En contrapunto con esta obscenidad del poder, compartimos la intimidad cotidiana de los ciudadanos sitiados, sus amores, sueños, amistades, su dolorosa esperanza (“duele como un alacrán acorralado que se clava su aguijón vacío, sin veneno…”). Y asistimos a sus sencillos manifiestos de pensamiento y acción: “No nos has permitido cruzar tu frontera, pero hemos cruzado otras, otras que ni tú ni nadie conseguirá cerrar nunca: las que existen en nuestro interior. Y cuando una ciudad, su gente, cruza sus fronteras interiores, no hay frasco que la detenga… Voy a decirte lo que veo… Resistencia. Manifestación. Huelga”.



Fotografías de Carlos Lema

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios