Las lejanías, 41

Barcelona, 24 de diciembre de 2015:

Barcelona está adormecida. Hacía un año y medio que no venía y, cruzando por el callejón de las Almas –qué nombre tan apropiado–, pienso que Barcelona está adormecida. Ni siquiera recordaba que hacía un año y medio que no regresaba a Cataluña, me lo recuerda un amigo en un restaurante del Raval, fue una visita fugaz para dejar mi piso de la ciudad condal, llevarme lo indispensable a Madrid y sacrificar lo que más me dolió abandonar: los libros y los plantas.

Sí, lo había olvidado. Mis amigos conocen mi memoria, impredecible, exasperante –lo siento– y tan confraternizada con el olvido que nunca saben el punto en que termina una y empieza el otro. Sin embargo, recuerdo la tarde que conocí a uno de mis Señores del Teatro, el único que me visitó en Barcelona, porque tengo que decir que la mayoría de mis Señores del Teatro residen –o residían, querido Pepe– en Madrid.

Por aquella época yo debía trabajar como figurante en el Liceu y quedamos en una terraza allí cerca, en la calle Hospital, creo que la terraza ya no existe: otro hotel, supongo. Recuerdo esa tarde porque fue la primera vez que alguien hablaba de mi carrera como dramaturgo de una manera en que nadie me había hablado: “En Barcelona no te dan cancha” en sus labios, y “vente a Madrid” en sus ojos. Y él hizo lo posible para que el abrazo de Madrid fuera lo más cálido posible y lo fue; gracias a él; gracias a Fran Arráez que ya vivía allí y se abrió paso en la capital –y me lo abrió– como un valiente, a pecho descubierto; gracias a Carmen Mayordomo que nos programó por primera vez en Madrid y gracias a Javier Alonso y Esther Ríos, a Xavi Fontana y Jorge Peña que querían estrenar Noel Road 25 en el Festival Visible de aquel año. Qué abrazo, de repente cuánto calor.

Más cerca que nunca del hogar y nunca más alejado, así son mis lejanías. Felices sueños, querida Barcelona. Yo ya estoy más viejo, tú luces siempre tan radiante. Nos vemos cuando despiertes.

*   *   *

Sigue leyendo: Las lejanías, 42Las lejanías, 40

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios