Amén: 'Arranca como una letanía susurrada al oído y termina como una pintura negra de Goya'

AMÉN DE CARLOS BE EN EL CAFÉ DEL KOSAKO por Adolfo Simón - Que revienten los artistas (14 de enero de 2016)

Cerca de la plaza de la Paja de Madrid hay un curioso y emblemático café llamado Kosako por el que han pasado muchos artistas y bohemios de la ciudad. Ahora, además, está programando propuestas de arriesgado teatro para las que todo el café se convierte en un escenario por el que los personajes transitan, haciendo que el público se convierta en el verdadero protagonista de la función. La programación de enero es muy sugerente pero no han de perderse Amén de Carlos Be, una propuesta para aquellos espectadores que no quieren vivir experiencias pasivas.

En esta pieza, que arranca casi como una letanía susurrada al oído y termina como una pintura negra de Goya, se constata que el horror es atemporal, que la censura y discriminación no tiene ideología ni país, y que poco ha cambiado desde la Edad de Piedra. Ahora somos muy modernos y políticamente correctos respondiendo con un "Me gusta" cuando vemos una noticia o imagen sobre un atentado a los principios básicos de los derechos humanos, pero ahí queda todo. Sólo el teatro sigue metiendo el dedo en la llaga a riesgo de que nos cierren las salas o nos pongan bombas en los camerinos, pero ¿qué habría sido del ser humano sin tener constantemente, frente a frente, ese espejo deformante que nos muestra la realidad de lo que somos?

Vayan a ver Amén y dejen de lado el "Por mi culpa, por mi culpa…"

*   *   *

Amén en el Café del Kosako:
Domingos y lunes de enero
Cómo reservar

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios