Cara Be: Miguel de Molina al desnudo de Lazona

MIGUEL DE MOLINA AL DESNUDO: REENCARNACIÓN

"Ángel Ruiz no encarna sino que reencarna a Miguel de Molina", éste es es el comentario generalizado a la salida del espectáculo. El artista pamplonés, además de firmar la dramaturgia, protagoniza Miguel de Molina al desnudo en un escenario configurado por el propio marco del Teatro Rialto y un piano al cual le acompaña César Belda, también director musical de las canciones. La dirección escénica corre a cargo de Félix Estaire, que ha realizado una labor de una pulcritud, un pulso y una sensibilidad encomiables.

Este homenaje al cantante andaluz recorre su biografía desde la infancia en Málaga hasta el exilio en Estados Unidos y Argentina, donde fue enterrado en 1993. Ruiz, poseído por De Molina, rememora a Rafael de León y Federico García Lorca con chiribitas en la mirada, mientras los escritores comentan el borrador de Ojos verdes frente a él en un bar de Barcelona, y nos traslada golpe tras golpe por la humillación y la violencia de los militares franquistas que quisieron terminar con su vida. Acomete los pasajes más mundanos con la misma verdad que los más poéticos, y de igual manera se yergue con una majestuosidad ignota en el centro del escenario al cerrar una copla que corretea juguetón por las escaleras de caracol que conducen a los palcos mientras bromea con los espectadores.

El arte de Ángel Ruiz hilvana una filigrana exquisita sobre el escenario, y logra que su discurso no sólo transcurra por aquellos tiempos suyos sino también por los nuestros, enfrentándose y denunciando la censura y las vejaciones, muchas de ellas aún presentes en la sociedad actual. No os lo perdáis, prosigue los lunes a partir del 28 de noviembre en el Teatro Rialto, a las 20.30 h. Muy recomendable y para todas las edades, porque el arte y la magia no entiende de límites ni prejuicios y, además, Miguel de Molina al desnudo no es un espectáculo para recordar: es para no olvidar.



Lo mejor: La vigencia del espectáculo, tan demoledora como necesaria.

Lo peor: Que en España y por enésima vez, una figura pública de tal envergadura requiera de una iniciativa privada para recuperar su arte y verdad en la escena.

Visto en el Teatro Rialto (Madrid) el sábado 18 de noviembre de 2016
Más información en la página de Lazona

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios