Peceras: 'Carlos Be me recuerda un poco a Paolo Sorrentino con sus impagables Juventud o La gran belleza'

PECERAS por Eva Roy - República (8 de noviembre de 2016)

¿Saben ustedes lo que me está costando recomendarles encarecidamente que vayan a ver Peceras sin explicar detalles y destripársela o hacerles un spoiler? Poco puedo añadir a la sinopsis porque la representación es tan intensa y el tema es tan duro, que te quedas sin palabras. Y sin palabras cuesta mucho comunicarse por escrito. Les adelanto y les prometo que es una obra sorprendente. Mucho. A estas alturas de mi vida, hartita de reposiciones y de adaptaciones, agradezco sentarme a ver un espectáculo valiente, innovador y que no se haya reversionado ya hasta el tedio, por genial que sea su factura (aunque por desgracia, no siempre lo es).



Carlos Be en Peceras me recuerda un poco a Paolo Sorrentino con sus impagables Youth (Juventud) o con La gran belleza: me fascinó que ofreciera un universo nuevo, una manera propia de plasmar sentimientos y vicisitudes humanas dando una vuelta de tuerca al discurso narrativo, indagando hasta rinconcitos que nadie barre, asomándose bajo alfombras y sacudiendo al público con verdades incómodas. Peceras resulta inusual por el escabroso tema que aborda. Además, no se planea abruptamente sino que se va evidenciando conforme se desarrolla la trama, llena de pliegues que esconden un aspecto aterrador de la naturaleza humana.

No querría dejarme en el tintero el inmenso trabajo actoral realizado a escasos metros de mi butaca. Iván Ugalde me engañó durante buena parte de la obra; he de admitir que se desenmascara él mismo, yo no fui capaz (no puedo contarles nada más). Fran Arráez resuelve de un modo impecable un texto intenso y rico en matices, llevando a su terreno al público muy a pesar de los pesares (vayan a verle al Teatro Lara los viernes a las 22.15 h, en un registro completamente distinto en No hay mejor defensa que un buen tinte). Dejen que apunte y agradezca a Carmen Mayordomo la solvencia con que afronta la complejidad del personaje de Libia; en el plano emocional, sospecho que su personaje resulta fascinante pero es que, además, le exige una implicación física brutal. No me canso de verla en escena (aprovecho y les recomiendo Tres, divertidísima, también en el Lara, los sábados a las 19.15 h y 21.15 h y los domingos a las 20.15 h).

Tengan muy presente que Peceras resulta, además de ingeniosa, muy sobrecogedora. Sin querer, tarareas con los actores La bambola, porque es una fiesta, aunque al instante algo sucede y tripas se te encogen. Notas que mandíbulas se aprietan, te ríes y poco después sientes pavor… Toda una experiencia.

Peceras en el Teatro Lara, los lunes a las 22.15 h
Con Fran Arráez / David González, Carmen Mayordomo e Iván Ugalde / Manuel Moya
Más información y reservas: aquí

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios