Llueven vacas: 'Be sabe traducir en escritura dramática la violenta poesía de Genet o de Williams'

LLUEVEN VACAS por Fernando de las Heras (23 de junio de 2017)

Llueven vacas es una historia tremendamente lúcida y luminosa sobre la violencia, y que va más allá de la lectura simple de la violencia doméstica. No he tenido la ocasión de ver la versión fílmica, que tanta aceptación tuvo en el festival de cine de Málaga, pero el montaje que hemos visto en la Real Escuela Superior de Arte Dramático (RESAD) es puro teatro, y debe verse como tal: en un teatro, por aquello que el hecho teatral tiene, como dice Juan Mayorga, de asamblea de rito.

Esta función exige a sus personajes y a los espectadores ser cómplices de un ritual, como lo exige sin fisuras la tragedia griega. Si ya en Añicos comenté en su momento que tuve la percepción de que estaba ante una dramaturgia del cineasta Sam Peckinpah por el tratamiento poético de la violencia, pues encajaba perfectamente con Perros de paja, aquí en Llueven vacas nos hallamos ante una historia construida sobres retazos, bucles y letanías que tanto desasosiegan al espectador cuando todas esas pulsiones y cadencias proceden de David Mamet, ya sea en su film House of Games o en su texto teatral Edmond.

Carlos Be sabe traducir en escritura dramática la violenta poesía de Jean Genet o de Tennessee Williams. Su teatro es un teatro urbano y testigo de su tiempo, por eso entre otras cosas le pido disculpas por llamarle joven: lo es porque su talento es tan lúcido como fresco. Es un creador que huye de cualquier discurso aprendido, y que observa con dureza, con hondura y comprensión la actitud humana, una actitud que no deja de ser la suya, que no deja de ser la nuestra. El montaje que hemos visto en la RESAD es un estupendo corta y pega, que sin pudor, reproduce el espacio escénico de la película Dogville de Lars von Trier; y es que, al igual que esa película del director danés, la atmósfera y el entramado de la violencia está servida… Aunque aquí nos encontramos ante el rito del puro, puro teatro.

Esos actores que responden a la perfección los códigos que exige esta historia de Carlos Be, dirigida limpiamente por Manuel Álvarez, puede y debe tener larga vida en los escenarios.

Llueven vacas de Carlos Be
Miércoles 21 de junio a las 12.30 h, y jueves 22 de junio a las 12.30 y 19 h en la RESAD
Con Lidia Navarro, Iván Gisbert y Marina Hodgson
Dirección de Manuel Álvarez


¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios