Cara Be: La última boqueá o la humanidad por el desagüe de la existencia



Les zarandea un oleaje constante. Sus pies, aunque en tierra firme, no encuentran asidero: les asuela el mar. Boquean en la orilla intoxicados de espuma y presente, claman por la vida con notas agrias y desafinadas, y temen lo más hondo de las profundidades porque tal vez allí se encuentren de verdad.

Les acompaña un cadáver que quiso tocar el horizonte con los dedos y les amilana que la muerte les alcance por el mismo empeño. Quizás la muerte sea el precio de cualquier sueño, por ello prefieren vivir en el aquí y ahora de su isla. ¿Qué más da? Al fin y al cabo siempre estamos encerrados.

La canícula y el alcohol, la arena siempre árida en ideas, ese es el lugar que habitan los tres personajes que nos reciben y que se despedirán de nosotros sin abandonar en ningún momento su goyesco retablo cargado de gravedad circular, condena opresiva tan prieta como una muerte en vida.

"Qué gran eslogan", llorarían si lo supieran, "el del aquí y el ahora". Ese aquí y ahora que envidia la potencialidad del hombre a través del tiempo y nos redime de cualquier compromiso. Vivamos en el aquí y ahora pues, no seamos responsables de nada. Ni siquiera de nuestra libertad. Nunca.

Aquí y ahora son dos laberintos que se unen en un hogar de mentira que asfixia lentamente. En su portal principal, reza su mandamiento primero: "No te distraigas con las vistas". No lo hagas por nada del mundo. Duerme y déjate llevar con el resto de la humanidad por el desagüe de la existencia.

Teatro a la Plancha exhibe sobre las tablas lo bien que se entienden sus componentes, aliciente suficiente para disfrutar del melodrama protagonizado por este atribulado trío cuya isla se achica inexorablemente, como el destino de sus habitantes. Ellos son María Díaz, Manuel Ollero y Selu Nieto, procedentes de la ESAD. Nieto, además, firma la autoría y dirección de La última boqueá, todo un descubrimiento en el panorama contemporáneo que hay que seguir con atención y, en contra de lo que prodiga su obra, esperanza y de la buena, la de los sonámbulos románticos, la verde, verde.



Visto en la Sala Cuarta Pared (Madrid) el miércoles 20 de septiembre de 2017
Más información en la página del teatro

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios