Las lejanías, 51

Madrid, 8 de febrero de 2018:



Me gustaría contaros algo que me pasó y que no acabo de entender, espero que sea de vuestro interés.

El 7 de julio de 2016 remití por email cuatro de mis obras teatrales al Comité de Lectura del Teatro Nacional de Cataluña (TNC); una de ellas escrita en catalán, galardonada con el Premio Borne de Teatro en 2006 y de título Origami, aún por estrenar en España.

Quince meses después, exactamente un 20 de octubre de 2017, cuando yo ya daba el envío por olvidado –por entregado sí lo di, porque en su día había recibido el acuse– me llegó un correo con la valoración de los textos, en el cual me dan a entender que todas las obras, las cuatro, tras superar unas primeras fases, habían interesado a la dirección artística y postulado a ser producidas por el teatro. ¡Las cuatro, qué intriga! Quienes hayáis recibido alguna vez respuesta de este Comité de Lectura, ya me comentaréis si es una respuesta tipo o, por lo contrario, personalizada. ¡Las cuatro! ¿En serio?

Seguí leyendo. El abajo firmante, un ente apersonal denominado Comité de Lectura, después de alabar lo originales que eran los cuatro textos, su ingenio dramatúrgico, la agilidad escénica y la ironía a la hora de abordar personajes con caracteres complejos, llegaba a la conclusión de que su "discurso ideológico" fallaba.

Releí el párrafo y me quedé pensativo. Con la curiosidad del gato moribundo, entré en la página web del TNC y estudié su programación, intentando vislumbrar el "discurso ideológico" de aquella temporada. Efectivamente, algo fallaba en mí porque ni olía a qué se refería con eso del "discurso ideológico".

Por cierto, no sé si guarda algún tipo de relación pero nueve días antes de este email, difundía yo por redes, aprovechando una convocatoria pública para nuevos proyectos del Teatre Lliure de Barcelona:



Qué casualidad, ¿verdad? Quince meses después.

Esto es lo que os quería contar. Solo espero que la próxima vez que remita textos al TNC tenga más suerte, y digo suerte porque sigo igual de ciego con respecto a lo del "discurso ideológico". De todas formas, si alguien tiene a bien iluminarme, estaré encantado de conocer su opinión al respecto. Ah, y si por casualidad le tenéis ganas al TNC, aquí está el email en cuestión y saludadle al ente de mi parte, aunque si realmente queréis veros estrenando en este escenario os recomiendo que probéis otras vías: textos@tnc.cat.

Pues ya está. Solo quería exponeros mi caso lo más objetivamente posible porque me preocupa que obras que yo creía que versaban sobre la corrupción política, la violencia de género, el abuso en las relaciones interpersonales y la soledad del cáncer en la mujer madura, no cuenten con ningún "discurso ideológico" a la altura del TNC.

*   *   *

Sigue leyendo: Las lejanías, 50

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios