Llueven vacas: 'Un espectáculo grande dirigido con una fuerza muy medida, con un texto impecable y un trío protagonista inmenso'

EL DAÑO DE LA METÁFORA: LLUEVEN VACAS por Raúl Hernández Garrido - Ovejas muertas (27 de mayo de 2018)


Llueven vacas dice ser adaptación de un guion de una película estrenada el año pasado y que tuvo un plantel de actores con un tirón brutal para las pantallas. No conozco esta película, pero eso no impide disfrutar de esta obra teatral de una fuerza realmente desgarradora, en que si vemos lo que parece ser la vida día a día de una pareja feliz, acabamos siendo testigos horrorizados de un hecho demasiado real. Desde su título la obra afirma la utilización de la metáfora. Llueven vacas sería no tanto marcar un realismo mágico sino como señalar la brutalidad de esta figura literaria. El sustituir el término del símil por la realidad no deja de enseñarnos cuál es la realidad y al final comprender la lógica despiadada de ésta, que está en hacer ver lo que no es, en hacer no ver lo que deberíamos ver. Llueven vacas se convierte en un espectáculo agobiante y en el que no vemos ninguna posibilidad de un futuro positivo. En que la muerte se convierte en un engaño y la liberación de una nueva vida, la del hombre maltratador con su amante, una vez liquidada la figura de la esposa, no es sino un retorno al principio al engaño con apariencia de felicidad, a una trampa en que lo que se pierde es el derecho a ser persona.

Un espectáculo grande dirigido con una fuerza muy medida, con un texto impecable y un trío protagonista inmenso. Destacamos el trabajo tan delicado en un registro tan difícil que realiza Lidia Navarro.

*   *   *

Más información en esta misma página
Más información de La Casa Be
Calendario y reservas

¿Quieres compartirlo?

0 Comentarios