Muere, Numancia, muere de Carlos Be

Carlos Be pone un prisma actual sobre El cerco de Numancia de Miguel Cervantes que inspira esta obra. La escribía cuando la ciudadanía acampada en la Puerta del Sol madrileña resistía en su utopía el cerco policial. Tres años después, a fines de julio de 2014, el ejército israelí cerca y bombardea a los palestinos en Gaza y produce mil cien personas asesinadas, civiles en su mayoría.

“La humanidad es guerra… La guerra es nuestro estado y sólo concluye con la muerte”, dice el general Scipio en Muere, Numancia, muere. “Vencerlos por hambre. Domarlos”, dice el Cipión de Cervantes, y el Scipio de Carlos Be agita ante un numantino un frasco de cristal vacío: “¿Ves…? en su interior no hay nada… Eso es lo que quedará de Numancia… ”. Y como burlesco presentador nos advierte: “¿No pertenecerán ustedes a los perdedores? La memoria se alía siempre con la victoria”.

En contrapunto con esta obscenidad del poder, compartimos la intimidad cotidiana del ciudadano sitiado, sus amores, sueños, amistades, su dolorosa esperanza: “Cuando una ciudad, su gente, cruza sus fronteras interiores, no hay frasco que la detenga… Voy a decirte lo que veo… Resistencia. Manifestación. Huelga”.

Intérpretes: 8 actores y 3 actrices (variable)

Obra descargable en PDF: 

Año de creación: 2012

Estrenada por: Teatro Conde Duque (Madrid, 2008) / Teatro Camarín del Carmen (Bogotá, 2013) / Sala Rajatabla (Caracas, 2018)

Publicada por: Paso de Gato (2015)

Traducciones: -

Más información en esta misma página